domingo, 20 de abril de 2008

Bolívar ingresa a la Masonería.

Por Edgar Perramón Q.
Bolívar hizo tres viajes a Europa, en 1799, 1803 y 1810 y permaneció allí, en total, siete años y dos meses.Ingresó a la Masonería, a los 21 años, en Cádiz, en su segundo viaje, el viaje del gran aprendizaje, en enero de 1804, atraído por su prestigio y la participación activa de figuras ilustres del pensamiento, las artes y la política de la época.
Había llegado a Cádiz, desolado y viudo después de ocho meses de matrimonio. El día exacto de su ingreso a la Masonería no ha sido, todavía, establecido.Cuenta Menéndez y Pelayo (Historia de los Heterodoxos) que ya en 1748 había en Cádiz una logia con ochocientos afiliados y seguramente por la influencia que había alcanzado la Masonería fue proscrita, en 1751, por Fernando VI.En Cádiz, Bolívar se encuentra con sus tíos Esteban y Pedro y se pone en contacto con los patriotas venezolanos y de las demás colonias americanas.
Cádiz era el puerto con los mayores nexos de España con sus dominios de ultramar y gente importante de todos los continentes se movía allí entre las agitadas actividades comerciales y las influencias de las nuevas ideas.
Se trataba de terminar con el poder despótico y evitar que los esfuerzos libertarios siguieran siendo indefinidamente postergados. Una concepción masónica ya entonces visionaria.Entre su iniciación masónica en Cádiz y su asistencia a la Logia en París, Bolívar viaja por Europa.
Pero el día en que Francia aclamaba delirante a Napoleón, estaba en París, en un apartamento en la rue Saint Honoré, por donde pasó el cortejo; fue el día en que el Papa Pío VII coloca sobre la cabeza de Napoleón, en la Iglesia de Notre Dame, el 2 de diciembre de 1804, la corona de Emperador. "Grande fue --dijo-- la aclamación universal y el interés que despertaba su persona".
Después de transitoria permanencia en Milán, Venecia, Verona, Bolonia y Florencia, Bolívar llega a Roma y el 15 de agosto de 1805, en el Monte Sacro, la más pequeña de las siete colinas romanas, junto a su Maestro Simón Rodríguez, pronuncia su juramento de no dar descanso a su brazo ni reposo a su alma hasta no romper las cadenas opresoras de nuestros pueblos. Allí surge la decisión definitiva de conducir en América la inmensa obra emancipadora.
Tenía 22 años.En 1805, salvo los breves períodos de cada viaje, Bolívar asiste regularmente a las tenidas de la Logia San Alejandro de Escocia, de París, el primer y tercer miércoles de cada mes. La Logia estaba situada en el boulevard Poissoniére y Bolívar figuraba entre sus integrantes como Oficial español. La escritora, Gilette Saurat, autora de una de las mejores obras sobre Bolívar en lengua francesa, recoge el Cuadro de los Hermanos de esa Logia, formado principalmente por científicos, médicos, militares, abogados y artistas, que se conserva, en el original, en la Biblioteca Nacional de París (Manuel Pérez Vila, "Los Hermanos de Bolívar", El Nacional, 28.8.1984).
Según el Diploma, el "undécimo día del undécimo mes del año de la Gran Luz 5805", el 11 de noviembre de 1805, el joven criollo recibió el Grado de Compañero y dio las gracias a los asistentes, con su voz gruesa, "en un francés fluido y elegante" mientras sus hermanos de la Logia San Alejandro de Escocia de París, puestos de pie, lanzaron la triple aclamación de huzé, huzé, huzé ! (viva, viva, viva !).
No era extraño, porque el general Guillermo Miller, quien le trató en Perú en 1823-1825, recuerda en sus "Memorias" que la voz de Bolívar era gruesa y áspera y hablaba con elocuencia. "Se distingue particularmente--dice--en improvisar contestaciones elegantes y adecuadas".Antes de terminar el año de 1806, era promovido al último de los tres grados simbólicos de la Masonería, el de Maestro, en tanto que Bolívar cultiva la amistad de hombres eminentes y sabios como Humboldt y Bonpland. Humboldt, de 30 años entonces --y que estuvo un año y cuatro meses en Venezuela entre el 16.7.1799 y el 24.11.1800-- le regaló al joven Bolívar, en su primer viaje a Europa, en 1799, en París, un libro sobre "Los altos grados en la Masonería", impreso en 1774.
Debió ser el inicio de su interés por la Orden Masónica. Humboldt, en los dos meses y medio que pasó en Caracas, había sido acompañado al Ávila por el joven Andrés Bello López, de 18 años, el futuro Maestro de América.A mediados de 1807, Bolívar, de 24 años, deja para siempre París. Vía Hamburgo y Boston, está de regreso en Caracas. No hay vida masónica regular todavía en una Venezuela que aún no llegaba al millón habitantes, ya que el Triángulo Masónico de Barcelona fue fundado tres años más tarde, el 24 de junio de 1810, y la primera Logia, la "Protectora de las Virtudes" N º 1, también de Barcelona, cinco años después, el 1º de julio de 1812, aún cuando los gérmenes doctrinarios venían desde mucho antes.
Cuando Bolívar hace su tercer y último viaje a Europa, a Londres, en junio de 1810, con Luis López Méndez y Andrés Bello López para exponer a Inglaterra los móviles de la decisión de la Junta Patriótica de Caracas en su línea contraria a Napoleón, ya germinaban en Venezuela las ideas masónicas, probablemente desde 1808 con la Logia "San Juan de la Margarita" de Pampatar, en la Isla Margarita, o desde 1810 con el Triángulo Masónico de Barcelona.1810 es el año del encuentro de Miranda, el venezolano más universal, y de Bolívar, el venezolano de siembra libertaria más vasta, ambos iguales en su común amor a la libertad y la independencia de América. Bolívar, Bello y López Méndez habían llegado a Portsmouth el 10 de julio de 1810 y tres días después tuvo lugar, en Londres, la entrevista en la propia casa de Miranda, en Grafton Street N º 27, donde funcionaba la Gran Reunión Americana.
Bolívar se embarcó de regreso a Venezuela el 20 de septiembre, en el "Saphire", y Bello y López Méndez se quedaron allí hasta que un día, años más tarde, partieron a Chile para siempre.La Gran Reunión Americana, había sido creada, en 1798, por Miranda, la Masonería eminentemente política de la época, en cuyo seno se fragua la emancipación del hemisferio occidental, que se fortalece y afianza en Londres y en sus filiales, las Logias Lautarinas, ya extendidas con éxito, entre 1800 y 1823, en París, Madrid, Cádiz, Buenos Aires y Santiago de Chile.
Las Logias Lautarinas, bajo la trilogía de Unión, Fe y Victoria, estaban dispuestas a concretar los ideales libertarios que estimulaba la Masonería con los valores que le dan dignidad al hombre.Lautaro era el cacique araucano, luchador indómito contra los conquistadores españoles, muerto cuando aún no cumplía 22 años, en 1557, e inmortalizado en "La Araucana" por el poeta épico y militar español Alonso de Ercilla y Zúñiga, en 1569.
Su nombre fue propuesto, en Londres, en 1798, por Bernardo O'Higgins, de 20 años, a su maestro, el Precursor Francisco de Miranda, como símbolo del origen libertario de América.Muchos masones, marinos y civiles, que llegaban en bergantines a Cumaná, La Guaira, Puerto Cabello o la Isla Margarita, con Cartas-Patentes de Grandes Logias de Estados Unidos y Europa, contribuían a enriquecer las potencialidades de los patriotas venezolanos, de cuya importancia ya daban cuenta investigadores y visitantes extranjeros.
1810 es el año de la lucha napoleónica en Europa, del romanticismo frenético, del liberalismo individualista, pero, por sobre todo, de la reacción social. De la América española, pobre y sometida, procedían las cuatro quintas partes del oro y la plata que, a través de España, circulaba en Europa.En el continente, 1810 es un año de Sociedades Patrióticas y de Juntas Revolucionarias que surgen en Montevideo, México, Bolivia, Quito, Caracas, Buenos Aires, Bogotá, Santiago, Paraguay, Guatemala y Santo Domingo. En 1810 se desarrolla, también, un racionalismo que crece con la influencia del idealismo crítico y de los pensadores sociales, a través de grupos reducidos y logias masónicas de la época.Miranda, con sus apuestos 60 años entonces, habíase iniciado, muy joven, a los 23 años, en Madrid, en 1773, y Bolívar, con 27 años, iniciado a los 21 años, en Cádiz, en 1804, sellan ese encuentro con un triple abrazo fraternal y el fervor íntimo de luchar por la liberación y la justicia de estos pueblos. Tenían una diferencia de 33 años.
De “El pensamiento masónico de Bolívar”,Talleres Tipográficos “Cultural”, julio, 1998, Caracas)

1 comentario:

Publicaciones dijo...

Q:.H:. Edgar

Reciba un abrazo fraterno de Eloy Reverón. Permítame felicitarlo, está señalando fuentes en sus escritos. Sin embargo, le recuerdo que en enero de 1804, Bolívar no había cumplido los 21 años. De paso, en el acta de su recepción al segundo grado, dice que había sido recientemente iniciado en aquella logia de París.
Revise la historia de la Historiografía española, y verá lo que señalan de la exactitud de las afirmaciones de aquel autor. A su fuente le fallaron las matemáticas para sustentar su cuento.
Según las investigaciones de los especialistas como Ferrer, la Masonería llegó a España en 1808. Si le interesa la cita se la puedo enviar.
Reciba un TAF…