viernes, 25 de enero de 2008

ARGENTINA: Recuerdo del Q.: H.: Alfredo G. Kohn Loncarica al cumplirse un nuevo aniversario de su muerte.

Q.Q.: H.H.: todos:
Traigo este recuerdo al Q.:H.: Alfredo G. Kohn Loncarica en el Or.: Et.: de quien se cumple un nuevo aniversario de su fallecimiento ocurrido en 2005. Fui su amigo desde mis 15 años; a él le debo haber comenzado mi carrera universitaria y su permanente acompañamiento y guía en mis confusos tiempos de adolescencia.
Cuando ingresé a la Orden descubrí que mi dilecto amigo - un verdadero hermano mayor - era Maestro Masón y que tanto su padre como su tío paterno también eran miembros de la Masonería Argentina.
Todo lo cual hermanó aún más - si esto era posible - nuestra ya fraternal vínculo.Estuvimos juntos en cada uno de los buenos momentos y mucho más en las situaciones desagradables que la existencia humana tiene.Al momento de su prematura muerte - sólo tenía 60 años de edad - el H.: Alfredo era presidente de la Sociedad Científica Argentina, secretario general de la Facultad de Medicina de la UBA, profesor titular, director del Instituto y de la Cátedra de HIstoria de la Medicina, del Departamento de Humanidades Médicas y de los museos de Historia de la Medicina y de la Cirugía "Vicente A. Risolía" y "Bernardo Housay" de Historia de la Ciencia y de la Tecnología.Fue durante algunos años direcor (por concurso) de la Biblioteca del Congreso de la Nación. Médico higienista, del trabajo y legista; su tesis de doctor en Medicina (UBA) recibió el Premio Facultad en 1981.Autor de un libro y centenares de artículos publicados en todo el mundo, conferencista, participante y organizador de congresos, jornadas y mesas redondas de sus especialidades, formó parte de numerosas asociaciones y academias de Iberoamérica.
Pero, por sobre todo, cabe destacar que fue un magnífico padre, hombre de bien, fraterno, siempre con tiempo para brindar una mano amiga, dar una sana opinión y conversar con sinceridad.Un ejemplo cabal de Hermano Masón. El Q.: H.: Prof. Dr. Alfredo G. Kohn Loncarica cumplió, acabadamente, con lo que reza aquel poema español: "Velar se debe/ la vida/ de tal suerte/ que viva quede en la muerte."Que su vida y obra nos sirvan de ejemplo e iluminen el Sendero Iniciático.
V.:H.: Antonio Las Heras
1er.: Gr.: Diácono de la Gr.: Log.: de la Argentina

No hay comentarios.: